Bodas | Bodas Reales

La boda en Tomelloso de Virginia y Sergio

29 junio, 2018

Cuando Virgina me escribió para contarme su boda en Tomelloso y vi esa foto en su vestido de manga larga, con esos labios rojos y ramo con algodones, me enamoré al instante.

Quizá lo mío sean las bodas de invierno o que me encantan las novias que se pintan las uñas de rojo o quizá es que esta boda en Tomelloso lo tiene absolutamente todo. Prepara para apagar el calor de hoy con la preciosa boda de Virginia y Sergio.

Virginia nos cuenta:

“Conozco a Sergio desde hace muchos años… concretamente al iniciar nuestra época de Instituto y siempre hemos sido muy buenos amigos. Cuando empezamos la Universidad, yo me fui a Murcia a estudiar y él a Madrid. Aún así, como ambos somos del mismo pueblo y tenemos el mismo grupo de amigos, nos veiamos muy amenudo y compartiamos momentos especiales junto a nuestros amigos.

Él salió con otras chicas, y yo con otros chicos …lo normal de esa edad… y siempre compartíamos confidencias y locuras, de las que nos hemos reído mucho… Nunca me imaginé que terminariamos casados y compartiendo una vida juntos. Siempre lo he querido mucho y ha sido alguien muy especial para mí, pero si hace años me planteas mi presente actual… me habría echado a reir o algo por el estilo… “yo con Sergio?! que va…si solo somos amigos” jajaja esa ha sido siempre mi frase estrella (pobre ilusa) 😛

Durante nuestro último año de carrera, Sergio se fue a Hamburgo a cursar un Erasmus y, a pesar de vernos menos, seguiamos manteniendo mucho contacto y nuestra amistad que crecía día a día gracias a las redes sociales.

Creo que nuestra historia empezó a cambiar de amistad a algo más cuando Sergio volvió a España donde empezó su primer trabajo. En esa época (allá por el 2010) yo estaba terminando mis estudios en Madrid y él empezó a trabajar allí. Sergio empezó a vivir conmigo en el piso que compartía con unas amigas y fue allí cuando nuestra relación empezó a cambiar. Fue una época super bonita y que recuerdo con mucho cariño. Compartimos muchos paseos por Madrid, muchos momentos y muchas confidencias… Empecé a notar que Sergio se mostraba diferente conmigo, pero yo no terminaba de ser consciente de lo que nos estaba pasando.

Recuerdo esa época también con mucha confusión. Sergio empezaba a interesarse más por mí, pero nuestra amistad no me dejaba ver (ni terminar de creerme) que Sergio se estuviera planteando algo serio conmigo y que realmente quería una relación. Tuvimos una temporada de nuestros más y nuestros menos donde tuvieron lugar momentos bonitos de querer intentarlo y momentos donde yo sufría confusiones muy ambiguas porque no terminaba de aclararme si Sergio era un gran amigo o si yo también empezaba a sentir algo más. Además recuerdo que tuve mucho miedo hasta que dí el paso y me decidí a intentarlo. Teniamos una amistad tan especial que, inevitablemente, temí que, al iniciar una relación sentimental, se rompiera. Pero llegó un día… concretamente el 05 de Diciembre de 2011 ..en el que me lancé a la piscina y decidí apartar el miedo para intentarlo.

Y hasta hoy 🙂

Sergio me pidió matrimonio en Sevilla el 05 de Diciembre de 2016.

La pedida fue muy chula – Virginia se ríe -. Fuimos a Sevilla a pasar el puente, yo tenía muchas ganas de conocer la ciudad y Sergio aprovechó mi ilusión para darme la sorpresa. Todos mis amigos tenían claro el final del viaje …jajaja yo no les hacía ni caso…era como que no quería creermelo.

La pedida fue en la Plaza de España de Sevilla… Sergio aprovechó un paseó el paseo por allí y, en la zona donde se le dedican los mosaicos a cada provincia, me coloqué en el de Ciudad Real para hacerme una foto. Sergio utilizó ese momento y cámara en mano, empezó a fotografiarme mientras sacaba la cajita del anillo… Menuda risa al ver las fotos jajajaja. Tengo un reportaje entero de todas mis fases y mis caras de sonrisa y locura al ver la caja… fue super divertido.

En este punto de la historia, he de confesarte que yo nunca he sido muy amiga de las bodas.

No tenía problemas ni dudas en casarme con él, pero organizar una boda siempre lo he visto como algo super complicado y que no iba conmigo. No me gusta ser el centro de atención y pensaba en La Boda como el día de más vergüenza de mi vida. Ains madre! que ilusa … aquí me hubiera pasado algo parecido… si alguien me llega a decir años atrás que voy a disfrutar TANTISIMO de mi día y que iba a pasarmelo TAAAAAAAAN BIEN, habría pensado que estaba loco o algo así jajaja.

… Como has podido darte cuenta… Diciembre tiene muchas fechas especiales para mí (entre ellas mi cumpleaños! nací el día 12 de Diciembre y este año lo celebré por todo lo alto en nuestra luna de miel!) … Siempre ha sido mi mes favorito del año… así que, a pesar de no tener muy claro lo de las bodas, tenía muy claro que si algún día daba el paso… sería en Diciembre!

Nuestra boda tuvo lugar el pasado 09 de Diciembre en nuestro pueblo. Ambos -mi marido y yo- somos de Tomelloso; allí nos hemos criado, allí nos conocimos y allí decidimos celebrar nuestro gran día. El banquete tuvo lugar también en Tomelloso en “Salones Epilogo”

Mi vestido fue diseñado por Lucía de Miguel. Fue un diseño sencillo, completamente hecho de terciopelo y con unosdetalles bordados en la parte de cintura y hombros. Los bordados son de hilo de seda bordados a mano.

En la búsqueda de mi vestido, antes de ella visité un único atelier del que salí muy contenta pero quería conocerla a ella.

Conocí a Lucía por las redes sociales, leí una entrevista que le hicieron y desde el minuto 1 tenía claro que tenía que ir a concocerla. Y no me equivocaba. Fue verla, entrevistarme con ella y saber que iba a ser mi hada madrina.

Lucía es mágica, entusiasta, joven y con una paciencia inmensa. Cuenta además con un equipo maravilloso que te hacen sentir en casa desde que entras por su puerta. La calma y la seguridad que me transmitieron fue lo que me ayudó a decidirme tan pronto.

Recuerdo cuando me entrevisté con ella y me preguntó si tenía alguna idea clara de “mi vestido”. Casi me da un “síncope” jajaja. Idea de mi vestido? madre mia si ni me veía de novia!! jajaja. Tenia claras 4 cosas: quería algo sencillo, de manga larga, nada de faldas de princesa/pastel y que dejara ver mi esencia. Quería ser yo y no sentirme disfrazada.

No pude hablarle de tejidos, tipos de faldas o modelos de vestidos… porque desconocía el lenguaje de moda nupcial y simplemente le dije… “confío en tí Lucía… con mis ideas, haz lo que veas mejor para mí”. Aún recuerdo su cara cuando le dije eso… EMOCIÓN en estado puro. De su cabeza empezaron a salir mil ideas que me dejaron loquisima… entre ellas la propuesta de tela. “Te atreves con terciopelo, Virginia?” -me dijo en la primera entrevista-, y yo …sin pensarlo 2 veces, sin ver boceto, ni la tela y sin haber tenido jamás un vestido de terciopelo le dije SÍ… jajaja ni lo pensé (recuerdo que ese impulso me trajo más de una duda después…pero bueno…las dudas igual que llegaron se fueron pronto!”)

Las pruebas con ella las recuerdo con mucho cariño (y con mucho calor probandome un vestido de terciopelo en pleno mes de Julio en Madrid, jajaja)… fue super divertido ir viendo el proceso del vestido, modificar cosas, añadir nuevas ideas, dejarse asesorar… e ir viendo poco a poco el resultado.

Si pudiera echar el tiempo atrás la elegiria a ella 1 y 1000 veces más

Para mi tocado elegí una corona de Le Touquet! Tenía claro que no quería llevar velo, no lo veía con mi estilo, y pensé en corona como una forma de armar más el peinado y darle un toque muy “yo”. Contacté con Paula -LeTouquet- y le transmití mi idea de peinado, mi idea de tonos para el ramo y cuando me mandó el boceto FLIPÉ! jajaja que maravilla, toda una obra de arte…

La verdad esque si algo ha caracterizado todo el proceso de mi boda es que me he dejado asesorar 100%… respetando mis bases (que tampoco eran tantas) el resto ha sido muy fácil y fluido…o al menos yo lo recuerdo así…. y, creo que, gracias a ello, he disfrutado tanto del proceso.

Mis zapatos son de la marca LODI. Los ví en su web y me enamoré a primera vista. Quería un zapato de color, con personalidad! y pensé que el color vino era un color maravilloso con la época del año en la que estábamos… (Navidad! ) Los zapatos fueron un regalo de mi tía.

Complementos llevé unos pendientes que me regaló mi madre de una Joyería de Tomelloso (María Lara), muy sencillos. No suelo llevar pendientes, asíque no quería darles mucho protagonismo. Una vez más me dejé asesorar por las chicas de la joyería y dieron en el clavo.

También llevé 2 ligas: una que me regalaron mi grupo de amigas de la facultad y la liga de mi madre! fue también un regalo de mi tía que rescató la liga que llevó mi madre el día de su boda, la arregló un poquito y fue algo que llevé con mucha ilusión.

El maquillaje fue obra de Cristina que es mi esteticién de confianza, la conozco desde hace años, y confié en ella para el gran día. Se encargó del maquillaje del día y de todos los tratamientos de belleza previos que me realizé. Que bien lo hemos pasado durante todo el proceso! lo recuerdo con mucho cariño.

Y con la peluquería pasó algo parecido; fueron mis peluqueras de siempre las que me peinaron para ese día: Ana e Irene. Me conocen a la perfección y supieron captar la idea rápidamente. Sólo necesité 2 pruebas (pelo suelto y trenza) jajaja lo tenía taaaan claro… finalmente me decanté por la trenza para no tapar los bordados de los hombros del vestido. La trenza fué hecha completamente con gomas por lo que el resultado fue chulisimo y sobretodo MUY COMODO, me aguantó todo el día, incluido baile dandolo todo!

Sergio se vistió -de arriba a abajo- en Felix Ramiro de Tomelloso. Salió de allí equipado por completo (traje,zapatos, camisa.) Los gemelos que llevó fue un detalle prestado de su padre. Llevó tonos en vino que iban acorde a la decoración y tonalidades de la boda y a juego con mis zapatos! Creo que aquí su prima Miriam, fue la clave en que todo esto coincidiera porque conocia detalles de mi look. Yo decidí no saber nada del look de Sergio y llevarme la sorpresa al verlo el día de la boda. Fue una sensación chulisima. Iban tan guapo…

Toda la decoración floral fue obra de Rosalía. Quería decoración Navideña y supo captar mi idea rápidamente… y el ramo también fue obra suya. Le transmití que quería un ramo grande, con flor silvestre y que no faltara la flor de ALDODÓN! soy super fan de esa flor desde que la descubrí y me parece tan Navideña que no podía faltar en mi ramo! fue la gran protagonista de la boda. Los colores los elegimos juntas y después se lo comenté a Paula (Le Touquet) para que ramo y tocado fueran en sintonía. Paula tuvo una idea genial y metió también algodón en el tocado (simulando la flor de algodón)…fue ideal jejeje. Y en el tallo del ramo llevé un trocito de la tela de mi vestido. Con Rosalía también disfruté mucho del proceso..jejeje hemos tomado más de un té con pastas juntas viendo ideas para las tonalidades de la boda y ideas para la decoración de la iglesia.

Contaba con tiempo para preparar la boda y, a pesar de pensar que no era muy fan de ello, cuando me puse a organizar la mia, me sorprendí de lo que me gustaba todo el proceso! Lo pasé pipa mirando blogs, ideas, páginas… fue genial. Si que es cierto que fui haciendo las cosas poco a poco y a lo largo de todo el año… recuerdo que empecé en Febrero a pedir cosas, a ir montando ya que muchas cosa fueron DIY…  y pude ir organizando poco a poco todo sin agobios.

Mis dos grandes ayudas fueron Celia (la mujer de mi primo hermano) Ella me ayudó con el diseño la papelería de la boda, juntas hicimos un diseño Navideño que utilizamos para todo (invitaciones, sobres, sitting, minutas, tarjetas de bienvenida del hotel de invitados, sello, etc. De la impresión me encargué yo y el montaje fue obra suya. Gracias a ella quedó todo muy personal y precioso! Siempre se lo agradeceré porque me quitó un trabajazo considerable.

Y mi otra gran ayuda fue por parte del restaurante donde celebré la boda. Tengo que decir que han sido maravillosos desde el minuto 0, cercanos, con mil facilidades para contactar con ellos y con una amabilidad que nunca olvidaré. Especialmente tengo que mencionar a Luisa a la que no conocia de nada y se convirtió, durante todo el año, en alguien muy especial para mi. Luisa fue una de las chicas del restaurante que me ayudó con todo el proceso. Recuerdo cuando a principios de año me preguntó si podía ayudarme con la boda… ¡madre mia!…¿¿cómo le iba a decir que no?? ella estaba super emocionada de que contara con ella para el proceso de preparación y yo más flipada aún de que dudara, por un segundo, en que pudiera decirle que no… si lo que yo quería era ayuda!!! jajaja. Ains… que buenos ratos hemos pasado juntas…compartiendo mil ideas por Pinterest, mandandonos mil audios y conversaciones infinitas por whatsaap compartiendo ideas cada cual con más ilusión. Fue genial y creo que ninguna de las 2 lo olvidaremos…

La boda no contó con grandisimos detalles de grandes provedores porque la gran mayoría fue “casero” o recopilado de aquí y de allá, pero estoy ENAMORADA del resultado, más que nada por el cariño con el que lo preparamos todo y lo bien que me lo pasé en el proceso con ella.

La relación con la gente del restaurante fue tan cercana que el día de la boda más que pensar que estabamos en un “restaurante”, sentiamos que estabamos en nuestra casa (jajaja que exagerada soy, pero es cierto… lo recuerdo tal cual… estabamos muy cómodos).

Vestidos de los niños/as de arras: Teresa y Leticia

Photocall de Fotofun (UN PUNTAZO SUPER DIVERTIDO PARA LOS INVITADOS. El trato de los chicos de FotoFun de 10! super recomendable)

Musica y animación del banquete: “El Show de Osuna”

Decoración de la entrada de la iglesia (conos y fiore) y cestitas de las damas: Hecho por Kit

Regalos para “los siguientes”: This Is Kool

Cajitas de regalo para niños (cajitas de kraft que monté y rellené de regalitos varios para ellos; las compre en My Original Party) Aquí también compré el regalo que hice a las futuras mamis que fueron unos bodys para sus bebés que ponia “yo también estuve en la boda” y nuetras iniciales con la fecha

Detalle de los invitados: queríamos tener una boda solidaria y decidimos realizar una donación a Fundación Theodora. Nos prepararon sus narices en unas cajitas monisimas y las tarjetas ls diseñamos también nosotros con ayuda de mi prima Celia.  Ellos se encargan de imprimirlas y lo envían todo a casa. Las dejamos en los platos y cuando los invitados llegaron a sus sitios alucinaron jeje. Gustó mucho la idea.

El sitting lo colocamos en un arbol gigante de Navidad (decorado con ayuda del Restaurante que lo dejó precioso!) El resto de decoración del salón también fue Navideña y los centros de mesa fueron sencillos; formados por una corona de Eucalipto con flor de algodón y en el centro una vela con un soporte de cristal.

El ramo lo entregué a una de mis mejores amigas de la universidad, Ana, (de mi grupo… somos 6 y somos grandes amigas desde el inicio de la carrera) Como el ramo fue un regalo de mi tía y mi prima, quise conservarlo y preparé una réplica exacta del mio en tamaño más pequeñito. No tenia claro que hacer con el ramo y cuando mi amiga anunció que se casaba… no lo dudé ni un segundo. Fue un momento mágico… para las 2 y para el grupo en general! Para la entrega utilicé la canción de “Sidecars: Soy Fan de ti” porque realmente soy fan de su paciencia y su dulzura… bueno y de toda ella en general

Y en general, la boda estuvo ambientada con el grupo de música LOVE OF LESBIAN jejeje. Es nuestro grupo favorito (de Sergio y mio), nos unió hace años como amigos, como amantes, como novios y, el día de la boda, como marido y mujer. La gente que nos conoce sabe lo que nos gusta ese grupo y que hemos compartido mil conciertos juntos… (aún seguimos vibrando con ellos como desde el principio).

Abrimos el banquete con una de sus canciones; con ayuda de mi fotografa Inma (que fue la que me dió la idea), preparamos un video de entrada con las fotos de nuestro reportaje de preboda, yo grabé unas palabras para Sergio y ella incluyó una de mis canciones favoritas del grupo “Fantastic Shine) y quedó super chulo. Luego nuestros amigos salieron a darnos el regalo con otra canción del grupo, así como más detalles de la boda.

No puedo olvidarme de la musica de la boda. Agradecer aquí a María (prima hermana de Sergio) Ella fué la que cantó durante la ceremonía en la Iglesia, fue un regalo precioso. Las canciones las elegimos con ella y, ella junto con sus padres, nos regalaron todo lo relativo a la música de la ceremonia (pianista, violinista…) Fue mágico. María también nos regaló una canción durante el banquete. Cantó para nosotros “Un día en el Parque” de Love of Lesbian y nosotros improvisamos un baile… no sé ni como nos salió pero fue genial… Sergio se moría de la verguenza y recuerdo que me dijo “por favor baila conmigo que no puedo ver a todo el mundo mirándome” jajaja. Fue genial.

El baile nupcial lo abrimos con “Incendios de Nieve” de Love of Lesbian (cómo no…)… nuestra canción…lo tuvimos claro el mismo día de la pedida jajaja. Me encantaría que Santi Balmes y todo el grupo de Love of Lesbian conocieran la boda tan “lesbiana” que tuvimos jaja. Podrían haber hecho un videoclip con todos los momentos de la boda amenizados por ellos (te juro que si leen tu post y ven esto me da algo de la emoción!)”

Mil gracias preciosos por compartir vuestra boda con nosotros!

Laura


Vestido de novia: Lucía de Miguel

Tocado: Le touquet

Fotos: Recuerdos de Papel

Regalo solidario: Fundación Theodora

Video: Daniel Arrocha

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: