Bodas Reales | Diario de Carlota

Diario de una Novia Urbana: Esto no es un adiós.

7 marzo, 2018
Diario de una novia urbana

Queridísimos lectores, bienvenidos un miércoles más a este diario. Pero hoy no es un día más. La página de hoy pone fin a nuestra gran aventura.

Pero no es una despedida, os lo prometo.

Cuando Alberto me pidió matrimonio empezamos juntos una gran aventura, preparar una boda. Y tenía tantas ideas en la cabeza, me imaginaba ese día con todo lujo de detalles. Veía a mis padres, a mi yaya, a mi pequeño Einar que solo tenía unos meses por aquel entonces y mi dulce Mia que aún no había ni llegado. Me imaginé a Elisa con su ukelele, cantándome en el altar.

Y la verdad que me emociona pensar en que todo eso que hemos ido creando se va a hacer realidad en 2 días, porque, queridos lectores, por si aún no os habíais dado cuenta, quedan dos días para la boda.

¿Nervios? Aún no. Este fin de semana hemos aprovechado para irnos al Balneario de Alhama de Aragón, y hemos aprovechado para relajarnos de antemano, que luego todo son prisas.

¿Emociones? Muchísimas… Pero la verdad que yo soy así, de emociones intensas, de querer a rabiar, de reír hasta que duelan los mofletes y de emocionarme como si fuese la primera vez que veo el Diario de Noa…

Si de algo me enorgullezco es de haber vivido cada momento de este camino. Hemos disfrutado cada paso, nos hemos encariñado con las piedras del camino, he reído, he llorado y he hecho que mis amigos hagan confeti granate.

Aún no me creo que el día este tan cerca, os puedo asegurar que a estas alturas aún queda alguna cosa por hacer, y seguro que nos olvidamos de algo, a pesar de las agendas y de toda la ayuda que estamos recibiendo.

Los últimos días antes de la boda, no sé muy bien el por qué, pero siempre hay cosas que hacer y gente con la que quedar. Últimamente a mis días les faltan horas y a mis zapatos les sobran tacón para aguantar el ritmo.

¿Queréis saber cómo se plantea esta recta final?

Hoy puede que ya por última vez, Marta N. y yo nos juntaremos para hacer las últimas manualidades… Las últimas mi niña… gracias por todo de verdad, te devuelvo tu libertad.

Tenemos pendiente hablar con la persona que se encargará de la música en la barra libre, tiene que saber que canciones han de sonar ese día. Pero no solo las nuestras, si no también las que nuestros amigos echaron en el buzón de peticiones al DJ que colocamos en la preboda.

Ayer me probé el vestido por última vez antes del gran día. El viernes 9 mi padre y yo nos acercaremos a buscarlo y lo llevaremos al hotel. Porque no sé si os lo había dicho, pero el día 10 me arreglo y salgo desde el mismo lugar donde luego se celebrará el banquete, el Hotel Reina Petronila.

Hasta allí se desplazarán Cristina y Esther para dejarnos radiantes a mi madre y a mí. Y puedo decir que como siempre en esta vida, no estaré sola.

Mamá, deja los nervios fuera que ya está todo. Lo has hecho increíblemente bien, ahora te toca disfrutar. Te quiero.

Uno de mis pilares fundamentales estará en la iglesia, preparando con mimo la banda sonora de ese día. Elisa cariño, estoy muy orgullosa de ti y estate tranquila porque lo vas a hacer súper bien, las cuatro lo vais a hacer genial. Gracias de corazón chicas.

Mi otro pilar estará a mi lado, Nadia, sé que aparentas ser la cuerda de las tres, pero ambas sabemos que no es así. Me has cuidado cuando estaba mala, me has enseñado a hacer el mejor colacao con grumitos, crecer a tú lado, aprender de ti y compartir mi vida contigo es algo increíble. Gracias por ser y estar, y gracias por darme el mejor regalo del mundo. Tú les llevaste las alianzas, ahora él nos las llevará a nosotros.

Y mis Martas, porque lo bueno abunda. Una de ellas me conoció cuando aún no sabíamos lo que era una boda. La otra me conoció cuando ni yo me conocía. Hemos vivido tanto, he aprendido tanto de vosotras… que solo puedo agradecer al destino haberos puesto en mi camino. Ellas llegarán a las 10 junto a las fotógrafas.

Al ver todo esto por escrito parece que vamos muy bien de tiempo, ¿verdad? Pues es broma… nos han avisado de que todo pasa muy rápido.

Vamos con la idea de atesorar cada momento, de disfrutar de cada una de las personas que nos van a acompañar en ese día mágico. Yo sé que alguna lágrima se me caerá, él dice que es un “tipo duro” …  lo que no debe de saber, es que los tipos duros también lloran.

Queridos lectores, ha llegado el día que todos veíamos tan lejanos. Y este sábado quiero poder compartirlo con vosotros, ¿cómo? aprovechando el lado bueno de las redes sociales que nos permite acercarnos, aunque estemos lejos. Podréis ver parte de la boda desde el Instagram tanto en @ellasevistedeblanco como en mi cuenta, @carlotilla90. Mis damas de honor estarán detrás de la cámara ese día para que vosotros podáis disfrutar del desenlace de esta historia.

Y es que, ¿sabéis una cosa? Una de las cosas más increíbles que ha tenido este camino ha sido justo esto. La verdad que nunca pensé en compartir mi historia, nunca creí que habría gente al otro lado sonriendo, emocionándose y dispuesta a tener una palabra amable en los momentos menos felices de este camino.

Gracias, de corazón. Gracias a cada una de las personas que cada miércoles se han tomado el café (el colacao o la cerveza) leyendo una nueva página. Gracias por estar detrás, por hacer posible lo imposible y gracias Laura por darme la oportunidad de escribir este Diario.

Esto no es una despedida, solo un hasta pronto así que, esperadme.

El domingo 25 de marzo volvemos de nuestra luna de miel por Tailandia, y cerramos un capítulo para comenzar otro nuevo.

Bienvenidos al Diario de Carlota, ¿me acompañáis?

 

Y tú cariño, ¿estas preparado? Te casas en dos días. Y yo ya no aguanto las ganas de verte y decirte… “After all this time? Always”

Carlota


Fotografía Cabecera: Lady Black Photography

Fotografías: Carlota Turón

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: