Bodas Reales | Diario de Carlota

Diario de una Novia Urbana: La familia que uno elige

31 enero, 2018
Diario de una novia urbana

Queridos lectores, bienvenidos un miércoles más a este diario. Nos quedan 37 días. ¿Aún tanto? ¿Solo? Una vez más todo depende de cómo se mire.

Pero hoy no me apetece nada hablaros de esa lista de cosas pendientes, hoy me apetece relajarme y escribir mientras me tomo un café después de unos días de dormir poco y soñar mucho.

Cuando organizas una boda sientes que todo son responsabilidades. Que, al fin y al cabo, todo está en vuestras manos. Que los invitados se diviertan, que sonrían, que se sientan cómodos, que coman bien, que los detalles no acaben en un rincón…

Mil responsabilidades autoimpuestas realmente, pero que te hacen estar pendiente de unas cosas y no poder atender otras tanto como te gustaría.

Pero hay una parte de la boda en la que, como novios, no nos vemos envueltos en nada.

En mi caso esa parte empezó cuando las personas más maravillosas del mundo se sentaron y pensaron: “como se puede sorprender a alguien a quien le encanta dar sorpresas”.

Pues bien, se sentaron, lo pensaron y lo consiguieron. Porque son tan increíbles que pueden hacer todo lo que se propongan.

Queridos lectores, no os lo había contado aún, pero mi despedida de soltera fue hace, exactamente, 4 meses.

Seguramente muchas habréis estado detrás de la organización de una despedida de soltera. Yo sí, y soy consciente de lo difícil que es cuadrar horarios, organizar todo sin que tu amiga se entere.

Y lo más difícil, dejar de lado tus gustos para pensar únicamente en la otra persona.

Echemos la vista atrás hasta ese sábado 30 de septiembre…

Cuando me desperté me encontraba un poco mal y solo podía pensar en la siesta que me iba a echar. Me tocó madrugar para acompañar a mi suegra a recoger a las 8.30 de la mañana una cajonera…

Yo no suelo poner en duda lo que me dicen y a día de hoy sigo pensando que era una excusa muy factible, mis amigos siguen riéndose mucho de este detalle…

Me recogieron sin muchas más señas y acabamos en un parking de autobuses con un montón de gente a nuestro alrededor, algo que me hizo quererles aún más por mantener mi dignidad intacta.

¿El destino de ese autobús? Un lugar súper recomendable: Plan Aventura.

Porque si ellos me dicen que me ponga las deportivas y a jugar, yo me las ato fuerte, me coloco el velo y me preparo para acabar llena de barro.

Tras todo el día allí, y sin dejar que me diera una ducha, tocó cambiar el plan, la ropa y dejar a un lado la vergüenza.

Creo que es increíblemente mágico lo que hicieron, porque incluso sin entender esa extraña obsesión mía por Harry Potter, consiguieron traer un libro de Hogwarts en el que, os prometo, reside la clave de la felicidad.

Y sus planes maravillosos se extendieron hasta el día siguiente.

Porque cuando en algún momento habíamos hablado de cómo me gustaría que fuese mi despedida, la respuesta siempre había estado muy clara: Quería que pudieran estar todas.

Así que eso hicieron, preparar un excel y organizar momentos.

Y es que la verdadera amistad reside ahí, en los momentos, ya sean pequeños detalles de la vida cotidiana, o algo tan extraordinario como una boda.

Compartir con ellos mi agobio y me relax, mis malos y buenos días, mis sonrisas y lágrimas y en definitiva mi vida es una de las mejores decisiones que he tomado.

Porque vosotros sois esa familia que he elegido, de la que me sentiré eternamente orgullosa, por la que siento un amor incondicional sin peros ni porqués.

Y realmente creo que os he “mentido” un poco, porque sí que quiero hablaros de una lista de cosas pendientes.

Tengo pendiente tomarme todos esos cafés y cervezas que se han ido quedando rezagados. Mil millones de conversaciones, notas de audio o podcast (como prefieras). Risas, miradas cómplices, secretos y lágrimas porque a veces el vaso rebosa y sienta tan bien el compartirlo.

Tengo pendiente ver como os hacéis mayores, y el ver crecer a esas nuevas generaciones que son súper afortunados de poder llamaros mamá y que tengo la increíble suerte de que, a mí, me llamen tía.

Porque estar con vosotras, en lo bueno y en lo malo hasta que la muerte nos separe, me parece uno de los mejores planes de mi vida

He empezado está página con un café, y la acabo con un colacao y una pequeña reflexión.

A veces es necesario pararse, mirar alrededor (en mi caso con una inevitable sonrisa), y coger aire para poder avanzar.

Queda mucho por hacer, y lo haremos muy pronto os lo prometo.

De momento os adelanto que él tendrá su prueba de traje esta semana y el lunes 5 de febrero es el momento de mi prueba de peluquería y vestido…

Queridos lectores, bienvenidos a el último mes de esta preciosa locura.

 

Carlota


Fotografía Cabecera: Lady Black Photography

Fotografías: Carlota Turón

Protagonistas: Jorge M., Verónica G., Silvia E., Nadia S., Elisa I., Ana M., Patricia, Marta N., Marta A., Elena , Paula A., Paula Q., Ariadna O., Verónica H., Alberto H. y Ricardo I.

Fotografía: Reparando Alas Rotas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: