Bodas | Bodas Reales

La boda en Hacienda Parchilena de Carmen y Jose.

22 diciembre, 2017

Las líneas que siguen son importantes para mí, por todo lo que conllevan las primeras veces… y os explico por qué. Cuando emprendes una andadura con un nuevo destino laboral, lo das todo, con ilusión, entusiasmo y ganas rebosantes. Pues así fue mi trabajo con Carmen y Jose como primera boda coordinada oficialmente como wedding planner.

Este enlace tuvo lugar en un precioso entorno rural como es Estepa, población de Sevilla. El Convento de los Franciscanos fue testigo de esta unión, lugar muy especial para Carmen donde paseaba con su abuelo de pequeña. La Hacienda Parchilena presenció todos los detalles preparados con mimo para los invitados. A continuación, os enseño el delicado trabajo de Juan López, atento a cada movimiento por pequeño que fuera. No os perdáis el relato de Carmen, lleno de emociones, que al fin y al cabo, es lo que queda de una boda.

 

Carmen nos cuenta: 16 de septiembre de 2017, después de dos años fuera de casa con kilómetros que me separan de Estepa, pude reunirlos y disfrutar de todos ellos, de todas las personas a las que quiero… y es que un día así (aunque suene a tópico) no se olvida.

Todo empezó con una discusión tonta por no querer ir a cenar a un restaurante en el Rincón de la Victoria, y después de llamadas de amigas de Jose y su insistencia no quedó otra que ir. Tras la cena uno de los camareros se acercó a la mesa y diciendo mi nombre en voz alta me dió una carta … en ese momento empecé a entender por qué durante toda la cena todos me miraban y Jose sólo insistía en que sonriese. Comencé a leerla, lo que los nervios me dejaban, y cuando acabé, ahí estaba él, rodilla en el suelo y ofreciéndome ser mi acompañante en esta aventura todos los días de nuestra vida.

Ahí empezó todo… preparativos, nervios, ilusión, discusiones por cosas sin importancia y un sinfín de historias que volvería a repetir todos los años de mi vida.

Como anécdota, contar que ambos nos vestimos en mi casa, por separado, rodeados de todos nuestros amigos y familiares. Que bonito recuerdo el ver tu casa llena de personas que te quieren, que están ahí para acompañarte y arroparte en todo momento.

Aún recuerdo lo poco que dormí, mezcla de nervios y el trasnoche ya que organizamos una pequeña cena para todos nuestros amigos que se desplazaron desde muy lejos… estábamos pletóricos al verlos a todos juntos, después de tanto tiempo sin ver a muchos. Nos deleitó la tuna y yo sólo pensaba que esto era nada más que el comienzo de un día inolvidable.

La boda se celebró en Estepa, mi pueblo natal, en el Convento de los Franciscanos situado en el cerro San Cristóbal, lugar muy especial para mí en el que aún puedo recordar los largos paseos con mi abuelo. Al bajar del coche  supe que él estaba allí, sentado en nuestro banco donde rompíamos almendras, en el que olíamos el romero, en el que pasábamos las horas y las horas juntos.

Toda la ceremonia fue amenizada por María Beato, quien tocó el violín de una forma brillante. El comienzo de la ceremonia no pudo ser de otra forma que con las bellas palabras que mi prima Palmira nos dedicó: “Y con el corazón alegre y vestido de gala aquí estamos, llenando esta Iglesia que un día pude visitar con los novios estando vacía. Os invito a todos a preparaos por dentro, al igual que lo hicimos esta mañana por fuera para acompañar a los novios, para ser partícipes de que el Amor sabe a promesa, y a presenciar cómo entre Jose y Carmen es el que tiene la última palabra.”

Todas las flores fueron silvestres, coloridas y elegidas con mucho mimo, excepto las flores de la iglesia, las cuales  no podían ser otras que nardos; ellos me recuerdan a mi tía, eran sus favoritas y el olor que desprendía la iglesia me recordaba a ella. Es imposible describir lo que sentí cuando me paré justo en la puerta del convento, olí ese característico aroma… cerré los ojos,  sonreí y caminé del brazo de mi padre escuchando de fondo “Nella fantasía” a la vez que mi padre me susurraba al oído que era el momento con el que había soñado toda su vida.

Paloma Cerezal dio las puntadas perfectas para mi vestido, un vestido muy significativo y personal de crepe de seda natural. Entendió en todo momento mis peticiones, supo ser paciente y trabajó con mucho cuidado cada detalle. No tengo palabras para agradecer su paciencia hacia mí, mi madre y mi abuela.

Luis Benítez Millinery dio el toque de dulzura que buscaba, las tiaras que salen de sus manos no pueden ser más maravillosas, y la mía tenía que ser creación de él… un simple rosa empolvado fue suficiente para enamorarme.

A ambos les estoy muy agradecida, ellos saben el por qué.

El chaqué de Jose no podía ser de otro lugar que no fuese Roma Hombre. Atelier de mi padre en el que lleva más de treinta años dedicándose en cuerpo y alma. Aún me emociono al recordar sus hermosas palabras hacia él: “gracias a mi profesión he tenido la oportunidad de vestir a tres hombres importantes en mi vida: mi padre, mi hijo y mi yerno. Bienvenido Jose”. Eligió con sabiduría los tejidos para hacer a medida un precioso chaqué de corte inglés. Como curiosidad, los gemelos que llevaba Jose los elegí personalmente y no los vio hasta el mismo día de la boda.

Desde el primer momento teníamos bastante claro el toque que le queríamos dar a nuestra boda, un aire elegante, sencillo, pero sin perder ese toque andaluz que tanto le gusta a Jose. Es por eso que para el diseño de nuestras invitaciones nos decantamos por un estilo totalmente tradicional, confeccionadas con mucho cariño por su mejor amigo. Para los sobres pensamos en una caligrafía inglesa de la mano de Antonio Bohórquez y con un sellado en lacre con nuestras iniciales.

La celebración tuvo lugar en Hacienda Parchilena, con encanto andaluz. Catering El Marqués, ofreció su deliciosa comida, al cargo de su metre Manuel al que le tengo especial cariño. 

Del material y decoración se encargó MC estudio interiorismo y escaparatismo; Mª Carmen supo captar todo lo que teníamos en mente sin decirle nada… es una gran artista. Supo plasmar todo lo que me apetecía compartir con nuestros invitados. De todas sus maravillas, resaltaría el espacio que le dedicó a los sombreros de paja y pai pai que les ofrecimos a nuestros invitados, todos ellos de “Regala con Amore”. Un detalle original y agradecido para el día caluroso que se nos presentó.

Nuestras preciosas fotos salieron del objetivo de Juan López Bodas, quien nos acompañó, mimó y cuidó todo detalle. Le estaré eternamente agradecida a mi amiga Isabel, por recomendármelo, es un excelente profesional.  No tengo palabras para agradecer no sólo las magníficas fotos que logró captar, sino lo atento que estuvo especialmente conmigo en todo momento.

Para el vídeo confiamos en las Bodas de Pantamaría que con sólo ver el tráiler de uno de sus trabajos no lo dudamos un segundo: la originalidad va de su mano. Miráramos donde miráramos allí estaban ellos sin perder detalle.

La celebración transcurrió tal y como soñamos: entramos al cóctel con la canción “Stand by me” cantada por Acoustic Moment. Aún recuerdo como todas las personas que estaban allí nos arropaban a besos, abrazos y buenos deseos.

La entrada al salón fue de lo más divertida ya que Jose se marcó uno de sus bailes bajo la canción “Bailar contigo”  de Carlos Vives. La canción fue elegida por él mismo. Un día me dijo que describía a la perfección lo que sentía cuando viajaba a Estepa para verme y desde entonces lo tuvimos claro…  a día de hoy se ha convertido en una de mis favoritas.

Para la gestión y coordinación de todo el día se hizo cargo Eventos Limón&Lavanda, quienes con gran eficacia y discreción, organizaron y gestionaron todo. Aún recuerdo ese mensaje de Eva caído del cielo… a raíz de ahí llamadas continuas, inventos, tirones de orejas (y es que Eva a veces me tenía que decir “stop amiga”), nervios y mucha calma… esa es la palabra calma. Nos transmitieron seguridad, confianza y profesionalidad. No se les fue un detalle, siempre estuvieron muy atentos tanto con nosotros como con los invitados. Solo tengo palabras de agradecimiento hacia ellos. Estoy segura que no hubiese salido todo tan perfecto si ellos no hubieran estado presentes.

Nuestro baile inició la fiesta. Varios amigos bailarines nos dedicaron tiempo y empeño en hacernos una coreografía de algo que amo, que es la bachata. En la barra libre hubo, sobre todo mucha diversión: Manuel Moreno, estupendo Dj y animador; José Milán, violinista que dejó a todos nuestros invitados con la boca abierta; photocall frente al fotomatón de Risbox y artísticas caricaturas realizadas por Tu Otra Cara.

Terminado el día solo me queda recordar las sonrisas de todos, pero sobre todo el saber que pude congregarlos, compañeras y amigas de la mi época de Universidad, compañeras de trabajo que hicieron todo lo posible por venir,  amigos que viajaron desde, Alicante, Suecia e Inglaterra, amigos y familiares de Málaga… Todos reunidos nos dejaron disfrutar de ellos a la vez y esa es la satisfacción más grande que podemos tener.  Gracias de corazón, nos hicisteis pasar un día inolvidable.”

Gracias, a los que siempre serán mis primeros novios, por dejarme plasmar su emotiva boda en este blog.

Eva


Vestido de novia: Paloma Cerezal

Tiara: Luis Benítez Millinery

Joyas novia: Yanes

Chaqué: Roma Hombre

Fotografía: Juan López Bodas

Videografía: Las Bodas de Pantamaría

Zapatos novia y novio: Calzados Páez

 Caligrafía invitaciones: Antonio Bohórquez Dibujos

Catering: Catering el Marqués

Espacio: Hacienda Parchilena

Adornos florales: Floristería El Carmen

 Organización: Eventos Limón&Lavanda

  Decoración: MC estudio interiorismo y escaparatismo

  Violinista iglesia: María Beato

 Detalles invitados: Regala con Amore

 Caricaturas : Tu otra cara

  Violinista eléctrico: José Milán Violinist

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: