Bodas Reales | Diario de Carlota

Diario de una Novia Urbana: Mis ocho regalos.

20 diciembre, 2017

Queridos lectores, bienvenidos un miércoles más a este diario. Último miércoles antes de Navidad por lo que quiero aprovechar en primer lugar para desearos a todos, unas felices fiestas.

Brindad, con champán o con unas cervezas, comed turrón o bombones si sois más como yo. Disfrutad de la familia, de los amigos, acordaos de los que no están, es inevitable no hacerlo, pero recordarles con una sonrisa. A los recién llegados ¡feliz primera navidad! y recordar a las futuras mamás que este año vosotras brindáis con champín, pero 2018 va a ser tan increíble que merece la pena.

Y una última cosa abrid los regalos de debajo del árbol sin olvidar, que el verdadero regalo, son las manos que lo entregan.

Dicho todo esto, pasemos al tema que nos ocupa. ¿Recordáis el pequeño spoiler de la semana pasada?

“Una última cosa, antes de poner fin a la 10ª página. ¿Damas de honor, si o no? Yo decidí que sí, y por eso la próxima página será por y para ellas. Chicas, se acabó la espera, os toca.”

 Os he dejado una semana de tiempo para opinar al respecto, y lo cierto es que hay opiniones de todo tipo. Yo os quiero contar la mía.

A pesar de ser una tradición no muy común en España (aunque últimamente somos muchas las novias que caemos en ella), yo decidí animarme a hacerlo por un motivo, quería demostrarles lo especiales que son para mí.

Pensé cómo podía sorprenderles. Una vez más Pinterest fue mi gran aliado, y al igual que nuestros testigos tuvieron sus kits. Mis chicas no iban a ser menos.

Este fue el resultado, y aunque cada uno iba totalmente personalizado, todas encontraron un pequeño papelito granate en el que se podía leer lo siguiente:

“Tras informarme y leer mucho he llegado a la conclusión de que, una dama de honor es esa amiga que te quiere, se preocupa y te brinda su apoyo incondicional.

Es esa persona que el día que le cuentas que te casa le brillan los ojos, sonríe e incluso grita emocionada. Esa persona que mira vestidos y zapatos contigo, ya sea en persona o a base de pantallazos. Es una persona que cuando le cuentas que quieres una boda DIY te mira con cara de “me vas a esclavizar” y con una sonrisa que dice “¿cuándo empezamos?”.

Para mí una dama de honor es esa amiga que haría exactamente lo mismo si no lo fuese. No quiero vestidos a juego, solo quiero que cuando diga “Si, quiero” estés a mi lado, como siempre. Y que el 10 de marzo del 2018 tú también te sientas especial. Porque al chico ya lo tengo, pero esto no podría hacerlo sin mis chicas.

Ahora te toca a ti decir que sí.”

Y dijeron que sí. Aunque os tengo que confesar algo… tiempo después de escribir eso decidí retractarme. Sé que hay veces que les saco de quicio, y esa fue una de ellas. Porque que mejor, que ir todas en el color que yo había elegido para la boda.

Habéis acertado, mis chicas irán de granate.

¿Queréis conocerlas?

Ellas son, siguiendo el orden de la foto: Silvia, Vero, Ari, Elena, Paula A., Marta A., Marta N. y Paula Q.

Han ido llegando a mi vida en diferentes etapas. Algunas antes que nadie, cuando aún tenía los dientes de leche y la esperanza de ser un PowerRanger. Otras que convirtieron vacaciones horribles en inolvidables, antes de que llegasen los corazones rotos y las lágrimas.

Algunas me supieron encontrar cuando estaba perdida, como una brújula que indicaba el norte. Con ellas he descubierto canciones infantiles, lo bonito que es elegir a una desconocida al azar y no apartarte de su lado.

He disfrutado de cafés y cervezas, nunca fue tan bonito ir en coche. He conocido la antítesis a mí y me ha encantado. Hay quien vino de casualidad, que suerte has tenido de encontrarla Jorge. Alguna hasta me ha hecho testigo y tía el mismo año.

Hace un tiempo os dije que os rodeaseis de personas que sumasen en vuestra vida, pues bien, ellas son capaces de multiplicar.

Pero realmente no son mis amigas únicamente por eso. También lo son porque comparten mis desvaríos. Porque con ellas puedo ser yo misma, en mi mejor y peor versión. Porque he compartido no solo mis momentos más dulces con ellas, si no también los más alocados.

Porque, al fin y al cabo eso es la amistad. Y cuando estoy con ellas, ya sea después de un día o de un mes sin vernos, es como si el tiempo no hubiera pasado.

A su lado es fácil ser feliz. Porque así son mis Damas de Honor, ellas lo hacen todo más fácil.

Vosotras convertís mis locuras en realidad, y hoy yo os quería convertir en una página de mi diario. Gracias por tanto, os quiero.

He empezado esta página hablándoos de la Navidad, de los regalos. Yo este año no he escrito carta, y no por haber sido mala os lo prometo. Más bien porque ya tengo todo lo que quiero.

Habéis conocido hoy a ocho de los mejores regalos que la vida ha puesto en mi camino. Porque chicas, de verdad os digo que es el mejor regalo del mundo compartir cada momento con vosotras.

Este año celebramos nuestra última Navidad como solteros y mi mayor regalo es tenerle cada día en mi vida, aunque me dé algunos sustos de vez en cuando, aunque sea un cabezón una gran parte del tiempo, mi único deseo es seguir sumando Navidades a su lado.

¿Cuál es el vuestro?

Carlota


Fotografía Cabecera: Lady Black Photography, editada por Sandra Alonso

Kit Dama de honor: Carlota Turón

Fotografías: Silvia E., Verónica G., Ariadna O., Elena B., Carlota T., Paula A., Marta A., Marta N. y Paula Q.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: