Bodas Reales | Diario de Carlota

Diario de una Novia Urbana: Pisando fuerte.

8 noviembre, 2017
Diario de una novia urbana

Queridos lectores, bienvenidos un miércoles más a este diario. Como ya os adelanté en la página anterior, noviembre iba a ser increíble, pero también diferente.

Hemos dejado atrás la primera etapa, en la que hemos tomado decisiones muy importantes y, que hacen, que esta aventura, que comenzó un 26 de julio, se vea cada vez más real y más cerca.

Tan cerca, que cuando acabe este mes, ya sabré como iré el 10 de marzo. Yo, que de normal pienso en que me voy a poner, mientras remoloneo en la cama… Por eso, y si os parece bien, este mes quiero hablar de esa parte de la boda que solo me concierne a mi. Cariño, deja leer, nos vemos en diciembre.

Y, aunque no os lo creáis, volvemos a la pregunta que os planteé en esa primera página… ¿Y ahora qué?

Pues ahora toca estar un poco perdida, y yo cuándo me pierdo ¿qué hago?… Pues lo mismo que cualquiera. Me pongo un café, cojo el móvil y le pregunto a mi querida Marta Neri “¿ahora qué?” Y ella, qué es puro amor, me plantea una lluvia de ideas que finaliza con un “…yo no tengo ni idea de esto. ¿Por qué no cuentas el orden lógico?” Y a mí, no me queda otra, que beber un trago de café y pensar, ¿orden lógico? ¿yo?

Me han regalado cuatro agendas con la finalidad de que organice (y digo organice, en el amplio sentido de la palabra) nuestra boda. Tengo la maravillosa guía de la novia de All Lovely Party. He leído al respecto, y la teoría, no ha sido suficiente para qué, yo hoy, sea capaz de deciros cual es el orden más lógico para organizar una boda…

La mejor manera que se me ocurre, para contaros por dónde he empezado yo, es hablar de mi padre. A parte de heredar sus rasgos faciales, hay algo más que compartimos, y que me inculcó desde pequeña. El amor por los musicales.

Esta página se remonta a marzo de 1945, en ese momento Dorothy llega directa desde Kansas hasta España, dicen que es un tornado, pero puede que solo fuese un poco de cierzo… 45 años y 9 meses después de que ella llegase, llegué yo.

Un camino de baldosas amarillas, un lugar al otro lado del arco iris y unos zapatos de rubí… Esa es la clave, esos zapatos de color rojo, que solo con chocarlos te llevaban a tu hogar.

Ya os he dicho algunas veces que, para mí, todo tiene que tener un por qué. Y me gusta pensar qué, en mi cabeza de niña, una de las veces que vi la película, algo hizo cortocircuito.

Porque hay gente que se viste por la cabeza y otras, más desordenadas, que empezamos por los pies. Yo lo tuve claro, los zapatos que me llevasen a recorrer ese camino, tenían que ser rojos, por una sencilla razón. Cuando vea su sonrisa, no necesitaré chocar tres veces, habré llegado a casa.

Y cuándo algo se tiene tan claro, ¿Por qué no empezar por ahí? Sinceramente, creo que cualquier comienzo puede ser bueno siempre que se haga con ilusión.

Buscaba unos zapatos en un tono rojo, aunque ese rojo, se fue apagando hasta el granate.  Tenían que ser cerrados y con una altura de tacón no superior a 10 cm. ¿Cómo lo veis? ¿Fácil?

   

Finalmente, me he decidido por unos zapatos de la marca Menbur, cumplen todas mis expectativas y espero, que el día 17 de noviembre, cuando vestido y zapatos se vean por primera vez, sea amor a primera vista.

Pero no os quiero engañar, no son mis únicos zapatos. Porque ese día me lo quiero pasar bien, y llegará un momento que me olvide de los tacones y pase al plan B. Y mi plan B se llama Pintalonas, bueno, realmente se llama Vero, y a parte de ser una persona increíble es una super artista. Llevo viendo su trabajo desde que este proyecto nació. Hay algo que siempre he tenido claro, y es que, no hay nadie mejor que ella, para plasmar mi personalidad un día tan importante. Algunas novias, y novios, se han puesto ya en sus manos y estas son algunas de las zapatillas que ha hecho:

No os puedo desvelar cual será el diseño de mis zapatillas, porque ni yo lo sé. Pero pronto saldremos de dudas, no os preocupéis. Lo que si que os puedo adelantar, es que no seré a la única persona a la que calce ese día. Aún no os he hablado de él, se llama Einar, y es el otro amor de mi vida. Me encanta presumir de sobrinos. Pronto los conoceréis más, ya que, Mia y él, van a ser piezas clave en nuestro día.

Y aún hay algo más que os puedo adelantar… todas las zapatillas, al igual que los zapatos, serán granates.

Porque esa primera decisión, referente a como iré vestida el 10 de marzo, junto con muchas horas en Pinterest; han marcado, un antes y un después en nuestra boda, dando lugar a nuestra gama de colores. Y pensaréis… ¿esto es necesario? No lo creo. Pero me encanta que nuestra boda tenga una armonía, y una vez que te adentras en este fantástico mundo,  a mi se me crean nuevas necesidades y a mi futuro marido nuevos quebraderos de cabeza.

Esta gama nos va a acompañar en cada detalle: desde los vestidos, las invitaciones, la decoración y hasta el confeti… si, como lo leéis. Porque tengo el alma hecha colores y la maravillosa suerte de contar con gente que me anima en este tipo de locuras.

Carlota


Fotografía Cabecera: Lady Black Photography

Imagen: Mago de Oz

Zapatos: Menbur, Calzados Calenda, (montaje Carlota Turón)

Zapatillas: Pintalonas

Gama de colores: Pinterest

Confeti: Carlota Turón

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: