Bodas | Bodas Reales

La boda en Mallorca de Laura y Daniel

4 agosto, 2017

Me gustan las bodas que se viven con emoción, bodas que se preparan con cariño y que van encanjando todas las piezas para que sea un evento muy especial para todos los invitados. La boda en Mallorca de Laura y Daniel es una de esas bodas en la que empezaron con los preparativos con mucha antelación, pensando en cada detalle y organizando todo con mucho cariño. No dejaron nada al azar.

Además es una de las parejas solidarias que regalaron pajaritas solidarias de la fundación Josep Carreras para la investigación en la lucha contra la leucemia. Detalles que hacen de una boda oportunidades para dar. Espero que os guste la boda en Mallorca de Laura y Daniel fotografiada por Norma Grau y no te pierdas el relato de la novia y los proveedores al final del post.

Laura nos cuenta:La Boda la empezamos a vivir 14 mese antes del día B, con la emoción de pensar en todos los preparativos y ​todas las ideas que teníamos en la cabeza! Y a pesar de los meses que teníamos por delante, sin darnos cuenta, llegamos al viernes 15/07/16. 

La noche anterior celebramos una cena con los amigos y fue la mejor forma de cargarnos de buenas energías para el día siguiente. 

Amanecimos el día B con especial emoción pero sin nervios aparentes y nos fuimos al juzgado donde nos casamos. Estuvimos acompañados por los padres y por algunos familiares más allegados que pudieron asistir. Después nos fuimos directos al hotel de la boda, comimos juntos y nos despedimos a las 15h, hora en la que empezó a desencadenarse  la magia de ese gran día.

Y​o me vestí en la suite nupcial del hotel GPRO Valparaiso Palace & Spa de Palma, donde celebramos toda la boda, y que está ubicado en una zona alta de la ciudad que permiten disfrutar de unas vistas privilegiadas de la Bahía de Palma y de uno de los emblemáticos monumentos de la isla, el Castillo de Bellver. El maquillaje estuvo en manos de Sonia Pla, y la peluquería en manos de Sonia Zanutti. Para ir más cómoda en ese momento me vestí con una bata kimono que me regalaron mis amigas en mi despedida.

Lo bonito de esos momentos en la habitación fue poder compartirlo con ​mis damas, mi padre, mi hermano, mi madre, mi suegra, y varias amigas que fueron llegando para hacerme compañía y para ayudarme en todo. La verdad que estaba muy tranquila y emocionada, todo el rato estuve sonriendo y disfrutando cada segundo para hacer cada minuto eterno.

Mientras me arreglaba, después de ponerme mi precioso vestido, me puse mi tocado, diseñado por mi misma inspirado en el que llevó mi abuela materna en su boda. Para ello, conté con las manos de Joana Artocados, que tiene una maña y un amor para estas cosas!! Lo hizo con la tela sobrante del bajo del vestido, creando una réplica de los lazos de mi vestido. Hicimos un velo estilo birdcage que después del aperitivo me quité para dejar sólo el lazo como tocado. Este velo, encajaba perfecto con mi recogido, que desde el principio tuve clarísimo como quería ir peinada en la boda, y gracias a las dos Sonias pude tener un look elegante, nada recargado y juvenil.

Entretanto, el novio se preparaba en el Hotel Horizonte, situado a 200m, donde compartió esas horas ​previas ​con sus groomsmen, entre charlas, risas y gintonics! 

El momento first touch, que nos recomendaron Norma y Aniol, fue realmente mágico porque nos dio un par de minutos antes de la boda donde se paró el tiempo y pudimos sentirnos, cogernos de las manos e intercambiar algunas palabras para quitarnos los nervios, que cada vez se notaban más presentes. Después, viví emocionada el momento del ramo, que el padrino del novio me entregó en la habitación. Mi ramo, diseñado por Lea Duch Design, fue de orquídeas banda, con las orquídeas más grandes y violetas que había visto nunca! A juego,  fueron también los prendidos de los testigos, los padres y los brazaletes de las damas.

Los minutos previos a la ceremonia que estuve sola en la habitación fue cuando realmente me di cuenta de lo que estaba viviendo. Recuerdo que me hice un selfie antes de que me viniera mi padre a buscar y me sentí llena de alegría, respirando tranquila y feliz.​

La ceremonia se celebró a las 19h en el jardín del hotel, con una preciosa cascada de fondo y las plantas de ave del paraíso que creían por todo. Esta flor es muy significativa para nosotros y la elegí para que el novio la llevaba en su prendido. Así mismo, la decoración floral de la ceremonia también fue con ave del paraíso, diseño a cargo de la floristería Flores Borne​o​.

Empecé a escuchar mi canción, el tema Come What May de la B.S.O. de Moulin Rouge (una de mis pelis favoritas y que ya sólo con el título lo dice todo), y en ese preciso instante mi corazón se puso a cien por hora! Me emocioné y solté alguna lagrimilla de nervios pero menos mal que tenía a mi padre que me daba consejos y a Llorenç Bauzá el coordinador de la boda. Sin duda fue un momento ​único, empezar a descender las escaleras y llegar al principio del jardín y ver como todos los invitados te reciben expectantes y con ilusión en sus caras! Estaba exultante y sin poder dejar de reír, y en ese momento fue cuando vi la cara del novio que me esperaba más guapo que nunca en el altar.

La ceremonia fue guiada por nuestro amigo JuanRa, siguiendo el protocolo de una ceremonia civil donde integramos la ceremonia de las arenas. Para mi, esta ceremonia fue la forma de personalizar la boda y de tener un recuerdo para siempre de ese momento, antes de los votos.

Siempre nos reiremos al recordar el momento de los anillos porque al decirnos los votos, ambos nos trabamos en la misma palabra! Los anillos los llevó mi hermano con el porta-anillos DIY hecho por mi misma, con la canción “Al amanacer” de Los Fresones Rebeldes, que él mismo eligió. Después de darnos el “si quiero”, hicimos nuestro primer brindis de casados con todos los invitados y con nuestras preciosas copas pintadas a mano, con el logo de la boda, que Daniel me regaló en la pedida de mano.

La fiesta no hizo nada más que empezar y nos sentimos queridos y rodeados por todos los amigos y familiares que nos acompañaron ese día, sobretodo doy gracias a mi familia y amigos de Barcelona y Alicante, que pudieron venir (ya a los que se acordaron de nosotros aunque no pudieran acompañarnos).

Hicimos una entrada triunfal al convite, con la canción “I’ll be there for you” de The Rembrandts, banda sonora de la serie “FRIENDS”, de la que soy una fan incondicional (basta ver el marco que hice para el photocall), y que a ambos nos gustó para animar ese momento y hacer partícipe a todo el mundo. Otra peculiaridad de nuestro convite fue la distribución de las mesas, que todo el mundo encontró muy original y para nosotros fue una forma divertida de poder estar con todos los invitados; dividimos a los invitados en tres mesas, y compartimos los platos del menú entre las tres, sentados como cabezas de mesa en cada una.

Sin darnos cuenta, llegó el momento de la tarta y del brindis que dejó a todo el mundo sin respiración! Una explosión de fuegos artificiales inundó el ventanal del salón, mientras sonada el clásico y atemporal “I will always love you” de la gran Whitney Houston. Durante varios minutos una lluvia de estrellas iluminó nuestras miradas de radiante felicidad.

Los recordatorios fue algo también muy especial para nosotros. Los de las chicas, fueron unos colgantes en forma de estrella de cristal checo y tupíes de Swarovski, que hice yo misma. Las estrellas son algo que me encantan y no podían faltar ese día. Para los chicos, regalamos la pajarita solidaria de la Fundació Josep Carreras, en honor a un familiar fallecido de mi marido, que aparte de ser solidaria y contribuir con la investigación para la lucha contra la leucemia, también fue algo muy identificativo con el novio que está loco con las pajaritas y su color favorito es el naranja!

Así mismo, a los padres les regalamos un jamón (!) fue un espectáculo el momento de la entrega! Y a las madres, les regalamos una parte de mi ramo, que fue diseñado y creado para que se pudiera dividir en tres partes, la tercera parte, me hacía mucha ilusión tirarla, y con la música de “Single Ladies”, una de mis damas lo atrapó!

Para el primer baile, elegimos dos canciones e ¡hicimos un montaje sorpresa! Fuimos un año a clases de bailes de salón para prepararlo y bailamos el blues “New York, New York” de Frank Sinatra, en honor a nuestra luna de miel, y terminamos con un boggie, con el rock de “Johnny B. Goode” la versión original de la película Regreso al futuro, de la cual mi marido es fan de la saga y hemos visto juntos varias veces.

Gracias a todos por estar presentes en un día tan especial para nosotros.”

¡Gracias a vosotros por compartir con tanto cariño vuestra boda!

Laura


Lugar de celebración: GPRO Valparaiso

Hotel preparativos novio: Hotel Horizonte

Fotografía: Norma Grau

Flores: Lea Duch Desing

Alianzas: Auleda design

Copas brindis: Amart Palma

Maquillaje: Sonia Pla MakeUp

Peluquería: Sonia Zanutti Hairstylist

Tocado: Joana Artocados

Manicura: Mallorca City Nails

Vestido y zapatos: Pronovias

Detalles: Fundación Josep Carreras

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: