Bodas | Bodas Reales

Mikel e Irantzu con su vestido Alicia Rueda

5 Abril, 2017

La boda de Mikel e Irantzu es muy especial por varios motivos. El primero es por el lugar de celebración. ¿Sabes cuando te enamoras de un lugar y sientes que tiene que formar parte de algún momento de tu vida? Mikel e Irantzu se enamoraron de ese árbol, ahí, en el centro de esa finca, desafiando al tiempo y los años, símbolo del aguante, la tenacidad y la voluntad.

El otro motivo es el vestido de novia de Irantzu, un Alicia Rueda que quita la respiración y nos hace soñar a todas. De hecho, Irantzu y yo nos conocimos por Instagram, cuando publiqué una foto de su vestido de novia que a día de hoy sigue siendo una de las fotos con mas likes de mi instagram, bien merecido, por cierto. ¡El vestido es un escándalo!

Espero que os guste tanto como a mi esta boda tan bonita en Bizkaia, llena de detalles. Como siempre, al final del post os dejo las palabras de Irantzu, que nos cuenta cositas de la boda.


Desde el principio sabíamos que queríamos celebrar nuestra boda en plena naturaleza.




Tenemos poca familia asi que aprovechamos a invitar a nuestros amigos. Sin ellos no somos nadie.


Irantzu nos cuenta: “Desde un principio supimos que queríamos celebrar la boda en plena naturaleza, al aire libre. A nuestra manera y con gente próxima. Nos enamoramos de la gran campa de la finca Bauskain, con un majestuoso árbol en el centro. A partir de ahí, de ese árbol, empezamos a hilar todas nuestras ideas. De hecho, tanto las invitaciones como las minutas y demás detalles, giraban en torno al árbol.

Teniendo tan clara la idea de casarnos en un sitio tan idílico como aquel, solo hacía falta que el tiempo nos acompañara. Aquí, en el norte, nunca sabemos que tiempo puede hacer mañana, así que estuvimos cruzando los dedos hasta casi aquel día. Mikel me dijo que me había comprado el sol para aquel día, ¡y vaya que si lo hizo! Los 36ºC a las 11:00 de la mañana daban fe de ello!

Uno de los preparativos con los que más disfruté, fue con la creación de mi vestido de novia. Desde que Alicia Rueda me diseñó el vestido para la boda de mi mejor amiga, sabía que ella tenía que ser la que diseñara mi vestido de novia. Tanto para ella como diseñadora, como para mí como arquitecta, el papel en blanco es un gran reto, pero necesario para crear grandes ideas, así que pronto llegamos a lo que sería un vestido de lo más personal. Cada una de las pruebas fue puro disfrute, todavía recuerdo esos días con alegría. Mi madre también se puso en sus manos y el resultado no nos pudo gustar más.

Toda la decoración corrió a nuestro cargo. Como arquitecta, era algo que me hacía especial ilusión, así que nos pusimos manos a la obra meses antes y tuvimos muchos detalles. Por ejemplo: para las invitadas diseñamos abanicos de papel, que aquel día vinieron de maravilla, pusimos bailarinas para que pudieran entrar cómodamente en la campa y realizamos 100 gruyas a mano para el Photocall.

Para el sitting, pedimos a cada uno de los invitados una foto de cuando eran pequeños, las imprimimos en formato Polaroid y escribimos una dedicatoria en la parte trasera. Sin duda un bonito recuerdo, ya que varios de ellos nos vinieron emocionados a abrazar.

Tuvimos una ceremonia de lo más personal, con discursos y canciones de familiares y amigos que nos emocionaron aquel día. Incluso nosotros nos animamos a decir unas palabras que sacaron más de una lágrima. Verdaderamente fue algo personal y cercano, lejos de los discursos religiosos a los que no estamos muy acostumbrados. Decidimos que la hermana de Mikel y cada uno de nuestros mejores amigos dijera unas palabras. Sin duda nos reímos y emocionamos a partes iguales… Nos conocen tan bien, que dieron en el clavo. Gorka, el amigo de Mikel, contando las trastadas que hacían de pequeños, mi amiga Mariola, mi alma gemela, ambas arquitectas y bailarinas a partes iguales, y Maite, hermana de Mikel, relatando los largos discursos que tenían en el baño cuando eran pequeños…

Después de la comida, los invitados nos sorprendieron con un video de ellos bailando Franz Ferdinand, como nos pudimos reír…

Aquel día lloraron hasta las amigas menos familiarizadas con las bodas y bailaron hasta los que no habían movido el esqueleto en años. Simplemente decirles que sin todos ellos, aquel día no hubiera sido tan maravilloso, y que de paso nos perdonen por tenerles aquel caluroso verano en una campa a 37º…

No pudimos disfrutar más de aquel día que superó con creces nuestras expectativas. Somos unos privilegiados. Gracias a todos.”

“Y este amor de mujer es mi abuela. No pudo venir a la boda, porque está en la residencia de un pueblito de Burgos, y moverla, supondría un gran trastorno para ella. Entonces decidí guardarme el ramo y llevárselo el fin de semana siguiente a la boda. Me hacía especial ilusión que lo tuviera ella.

Y así lo hicimos, ramo en mano y vestido puesto, me planté en su cuarto para que pudiera verme vestida de novia. La emoción no pudo ser mayor, y mi alegría, todavía esta grabada en mi mente.”

Gracias Irantzu y Mikel por ser tan bonitos, escribir con tanto cariño vuestro relato y dejarnos ser parte de este día tan bonito. Que detallazo lo de tu abuelita, sin duda, ella se merece el ramo.

Que sigáis así de felices toda la vida.

Laura


Vestido: Alicia Rueda

Tocado: Tocados Le Touquet

Zapatos: Resan  +917 33 48 71

Ramo: Retama flores

Peluquería: Aldo White

Maquillaje: Victoria Hormaechea Make Up

Traje del novio: Sastreria Foraster

Restaurante: Finca Bauskain -Iruña Catering

DJ: Penny Lane DJ

Fotografo: Josu Torrealday

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: