Bodas | Bodas Reales

Albert y Miriam: el sí que no pronuncié.

4 Octubre, 2015

La emoción, cuando es provocada por un sentimiento muy fuerte de alegría, produce una reacción afectiva de gran intensidad.

A mi me parece que la vida en sí es muy emocionante y está plagada de sucesos que nos hacen vibrar. Albert y Miriam tienen una historia juntos que empieza con un momento muy emocionante. Hoy es su aniversario de bodas y Miriam revive los momentos mas importantes y nos los relata así:

“Albert y yo nos prometimos el 23 de julio de 2013 en el Hotel Miramar de Barcelona, después de casi 10 años de relación.  Un jueves cualquiera (a mí me parecía un día totalmente normal) fuimos a cenar a nuestro restaurante preferido y luego me llevó a tomar una copa a la terraza de dicho hotel en el que me esperaban unas vistas de nuestra ciudad impresionantes. Me cogió la mano y me dio un discurso tan bonito que no podía creerme lo que estaba escuchando… Estaba tan emocionada y él tan nervioso, que cuando me dijo que tenía que ausentarse un momento, casi no me di ni cuenta! Al momento apareció con un cachorrito en brazos, se arrodilló, me lo plantó en la falda y me hizo la pregunta que a todas las chicas nos hace temblar. A día de hoy dice que aún está esperando el sí (se me olvidó contestar con tanta emoción), pero la verdad es que no me podía creer lo que estaba ocurriendo. Tenía un bebé peludito de tres meses con un solitario anudado al cuello. Sí, sí y sí!!! Estábamos prometidos!!! Y a partir de ese momento dejábamos de ser dos!!

Días después del momentazo y ya asumiendo lo ocurrido nos pusimos manos a la obra! Eso que dicen que todas las chicas sueñan con su boda y que lo tienen todo pensado, pues en mi caso no fue así… Yo tenía decidido desde hacía mucho que no era de las que se casaban! Y ahora nos tocaba preparar nuestra boda. Con ayuda de mis amigas y la familia empezamos a darle vueltas: mar/montaña? día/noche? primavera/otoño? Poco a poco (y cotilleando varios blogs de bodas) fuimos perfilando y dando forma al que iba a ser el mejor día de nuestras vidas. Así que decidimos que iba a ser el 4 de octubre de 2014, a mediodía, en una masía cerquita de Barcelona. Elegimos Masía Vilasendra como lugar para darnos el ‘Sí, quiero!’, nos enamoró desde que pisamos su precioso jardín. Todo eran facilidades: la ceremonia civil era real, podíamos tener al cátering que queríamos, tenía un posible plan B, el baile podíamos hacerlo fuera, etc.  Ya teníamos lo más importante: el día y el lugar. Día que recordaremos siempre y que hoy celebramos juntos.

El resto vino bastante rodado: la comida teníamos claro que iba a ser de Les Magnòlies, así que fue lo más fácil. Confiábamos 100% en ellos y sabíamos que iba a ser un éxito. Ellos nos recomendaron los maravillosos floristas que son, ante todo, personas extraordinarias y unos artistas! Molist floristes se encargó de decorar y hacer mágico el lugar con sus mil detalles: algunos los elegimos nosotros pero para la mayoría nos dejamos llevar. Hasta el ramo fue una sorpresa para mí! Qué gran acierto! Nada más llegar el día de la boda vimos cómo lo estaban dejando todo y se me caían las lágrimas… No me lo podía creer! Era todo (o más) lo que queríamos!

Me lo pasé bomba organizándolo todo… Adoro las manualidades y todo lo que podía hacer, a eso iba! Nosotros hicimos las invitaciones, bordé el bastidor de los anillos, cosí los novios de fieltro que regalamos, las bolsitas del arroz, libro de firmas, detallitos varios, los nombres de los invitados cosidos en cartulina, etc.

Para las fotos y el video sabíamos lo que queríamos y no tuvimos que buscar mucho para encontrarlo. Aunque no trabajan siempre juntas, cuando coinciden hacen que tiemble el mundo! María nos enamoró desde el primer minuto, su dulzura, su manera de trabajar, y Mónika, bueno, los afortunados que la conocemos sabemos que no hay palabras para describirla. Ella es única! Cuando veáis el maravilloso vídeo que nos hizo, nos entenderéis un poquito. Gracias a ellas tenemos los recuerdos más bonitos de nuestro día!

El vestido fue un flechazo absoluto… Yo soy de las que creen en las casualidades y las coincidencias. Cuando quedamos con María y nos enseñó un álbum de muestra, la novia llevaba el vestido más bonito que había visto en mi vida! Ahora… era todo lo contrario a lo que había imaginado para mí. Yo quería llevar una corona de flores naturales y un vestido sin volumen con manguitas de puntilla. Así que empecé a probármelos así… y después de más de 40 y de no encontrarme a gusto con ellos, decidí ir a Jordi Anguera y tal como me lo puse, supe que era este. Es cierto, se sabe! Lloré tanto, tanto, tanto! Al final ni puntilla ni caída! Acabé con un vestidazo de muchos metros de tul! Que además de ser precioso y comodísimo, se desmontaba para el baile! Lo tenía todo! Era el mío!!!

Dicen que los chicos lo tienen más fácil pero cuando mides 1,90 y eres delgado, la cosa se complica! Albert lo tuvo muy claro desde el principio: se lo tenía que hacer a medida. Eligió Señor como el lugar para que llevaran a cabo lo que tenía en mente y le quedó perfecto. Él se encargó de escoger el color, el tipo de tela, etc. Estaba guapísimo!

Si tuviera que volver a casarme lo haría todo exactamente igual! Y como siempre digo: si ésta no hubiera sido mi boda, querría una igual! Fue un día tan increíble… Desde despertarme al lado de Albert y desayunar tranquilamente, llorar con el escrito de mi hermano, ver al novio más emocionado que nunca, que nos cantaran por sorpresa, el baile que tanto habíamos ensayado y que salió perfecto… Todos los recuerdos de la boda son emocionantes y hoy quiero agradecer a todos los que estuvieron allí, con nosotros, por hacer ese día mas especial. Y, aunque quizá no lo dije en su momento, tú bien sabes que yo te digo SÍ cada día, porque cada día te quiero mas.”

El propio diseñador, Jordi Anguera les hace una dedicatoria preciosa a los novios: Recuerdo perfectamente a Miriam y la sensación que tuvo al ponerse el vestido, se giró, miró a su padre y se puso a llorar emocionada! Esos momentos son únicos! Son esos momentos que como profesional te llenan y te hacen seguir con esta profesión. Muchas, muchas Felicidades Miriam y Albert! – Jordi Anguera.


KyR Miriam y Albert (2) KyR Miriam y Albert (3) KyR Miriam y Albert (4) KyR Miriam y Albert (5) KyR Miriam y Albert (6) KyR Miriam y Albert (7) KyR Miriam y Albert (8) KyR Miriam y Albert (9) KyR Miriam y Albert (10) KyR Miriam y Albert (11) KyR Miriam y Albert (12)KyR Miriam y Albert (13aa) KyR Miriam y Albert (16) KyR Miriam y Albert (17) KyR Miriam y Albert (18) KyR Miriam y Albert (19) KyR Miriam y Albert (20) KyR Miriam y Albert (21) KyR Miriam y Albert (22) KyR Miriam y Albert (23) KyR Miriam y Albert (24) KyR Miriam y Albert (25) KyR Miriam y Albert (26) KyR Miriam y Albert (27)KyR Miriam y Albert (1) KyR Miriam y Albert (28)

También os dejo el vídeo de Mónika Frías para que veáis en movimiento escenas de la boda. Es precioso!

Muchas felicidades por vuestro primer año de casados y mil gracias por querer compartir recuerdos de ese día con nosotras!!

//Laura


Lugar: Masía Vilasendra

Cátering: Les Magnòlies 

Decoración y flores: Molist floristes

Fotógrafa: María Cano, de Keisy & Rocky              

Videógrafa: Mónika Frías

Vestido de novia: ‘Tuls’ de Jordi Anguera

Traje de novio: Trajes Señor

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: