Bodas | Bodas Reales

Àlex y Bel: galopando juntos.

9 Septiembre, 2015

La boda de Alex y Bel es un guiño a la familia. Y a la diversión. Una mezcla perfecta entre lo rural, lo moderno, lo elegante y lo desenfadado. Una boda en una hípica que te va a encantar porque tiene una historia con mucho, pero que mucho corazón y a la vez con unos novios que son muy divertidos e hicieron pasar un gran día a sus amigos y familiares. No te pierdas el relato de Bel, que nos cuenta su boda llena de gratitud por los suyos. Las fotografías son de Norma Grau y nos cuentan perfectamente el día.

“Nos conocimos hace 9 años, en el restaurante Can Coll, de Polinyà, yo trabajaba en el restaurante familiar y Alex empezó a trabajar allí. Al principio fue una relación de amistad pero, con el tiempo, empezaron a surgir otros sentimientos. Fue una historia muy divertida la de nuestros inicios, nos gusta mucho recordarlos, fueron unos momentos geniales. Ahora llevamos 8 años juntos! Y por muchos más!

En nuestro quinto aniversario, Alex me llevó a París sin yo saber nada. Fue un fin de semana inolvidable. La última mañana paseábamos por la Île Saint-Louis y bajamos a la orilla del río Sena. Yo estaba muy entretenida con el paisaje pero Alex tenía otros planes en mente… Con lágrimas en los ojos sacó el anillo del bolsillo del abrigo y me preguntó: QUIERES CASARTE CONMIGO?  Y le dije un Sí sin pensármelo ni un segundo. Fue muy romántico, como de película. Nos abrazamos, lloramos, nos besamos!!

Cuando hablábamos de casarnos, siempre habíamos dicho que queríamos salirnos de lo típico. Si, queríamos una boda con todas sus letras pero con un aire diferente, más de fiesta, de cena informal… un concepto de boda diferente al tradicional.

Nos pusimos manos a la obra justo después de prometernos. Empezamos a recopilar fotos e ideas de blogs de bodas americanas y de Pinterest. Nos gustaba mucho la idea de casarnos en un granero o pajar, en medio del campo, las balas de paja, el ganado…

Tenía claro que llevaría dos vestidos, uno para la ceremonia civil que fue un vestido palabra de honor de tubo hasta la rodilla, de color blanco con una capa por encima que tenía un detalle en flor. Todo de Etxart Panno. El vestido de novia, de Verónica Miranda, era un palabra de honor en lentejuelas nacaradas y falda brocada metalizada bajo capa de tul sedoso. Ella es un amor, fue una experiencia increíble! Repetiría con ella 1000 veces mas. Es tan dulce y sencilla. Me enamoró!

Los pendientes (algo prestado – se ríe-) son unas esmeraldas con diamantes de mi abuela materna, una preciosidad. Es una de las cosas que tenía clarísimo antes de organizar la boda.

A pesar de que soy una enamorada de los zapatos, era mi oportunidad para poderme comprar unos zapatos de firma y gastarme X sin que Alex me dijera que estoy loca. Pero después de 3 semanas recorriéndome todas las tiendas de firmas buscando el zapato perfecto, decidí que un zapato blanco/nude no me lo pondría mucho más, pues no me gustan los zapatos claros, y gastarme tanto dinero en unos zapatos para guardarlos… pensé que ya tendría otra oportunidad para “engañar” a Alex para comprarme unos zapatos de firma, así que un día fui al Zara, me gustaron unos y esos fueron. No le dí más vueltas.

Realizamos la boda en una finca familiar, que en realidad es un restaurante + hípica: el Restaurant Ca’n Alzina-Barcelona Horses. Celebramos la boda en las instalaciones de la hípica, donde hacen continuamente concursos ecuestres, pero nunca antes habíamos celebrado una boda. Pepi y Quirze, mis tíos, montaron el restaurante y la hípica cuando se casaron. Pepi murió hace 10 años. Fue un golpe muy duro que nos dio la vida, una perdida muy dolorosa para todos, pues era muy joven cuando se fue, dejando a mis dos primas, Teresa y Júlia, a las que adoro y estoy muy orgullosa de ellas por como han afrontado la vida desde aquel duro momento, ya que eran muy jovencitas.

Sabía que ese día mi tía estaría presente, fuera donde fuera, pero ¿qué mejor lugar que su casa? Este fue el motivo principal por el cual escogimos Ca’n Alzina- Barcelona Horses como lugar para celebrar este día tan especial, quería, de alguna manera, rendirle homenaje a ella.

La finca ahora la llevan mis primas junto con mi tío y mis primos Lucas y Agustí. Les agradezco muchísimo que nos dejaran celebrar la boda allí, realmente no fue fácil, las emociones estaban a flor de piel.

La ceremonia también la celebramos en la misma finca, en un pajar que habilitamos con balas de paja, ambientación rustica, nuestro mini antiguo de fondo… Decidimos entrar de manera distinta, así que hicimos una especie de coreografía con las damas de honor y los padrinos y entramos los 2 con la misma canción: The Vaccines. Todo el mundo flipó, quedó muy divertido!

Al querer hacer un concepto diferente de boda tradicional, la filosofía Gastrobar nos gustó mucho desde el principio, de hecho fue lo que nos decidió para escoger 21 de marzo como catering para nuestra boda. No teníamos meseros, dejamos que la gente eligiera donde sentarse. Fue divertido ver las caras de los invitados. Teníamos la cocina en directo, podíamos levantarnos a buscar el plato o venían los camareros a repartirlo, podíamos repetir de lo que quisiéramos. Nosotros no teníamos sitio fijo para cenar, íbamos cambiando de mesa continuamente para así poder estar y charlar con todos los invitados. Las mesas eran de diferentes formas, había mesas de picnic con su banco incorporado, mesas de piedra, mesas de madera… un poco de mix. Las mesas estaban vestidas con caminos de lino, las copas y los cubiertos en saquito al lado, la minuta era la explicación de cómo funcionaba el Gastrobar y los platos que había. De centros pusimos botellas con las flores tono pastel. Todo en conjunto le daba un toque informal. Tanto de la decoración, flores y ramo se encargaron 21 de Marzo, la verdad es que no me tuve que preocupar por buscar una floristería. Marta se encargó de todo. 

Los regalitos para los invitados los hicimos entre mi madre y yo. Buscamos ideas en Pinterest. Hicimos unos corazones para colgar en el pomo de la puerta o armario y unas mini macetas con botes de pintura pequeños. Los decoramos con retales, cintas… que teníamos por casa. Todo Handmade 100%. La verdad que muchas cosas de la decoración, sobretodo de la parte de la fiesta, lo hicimos nosotros! Los carteles de madera, los vasos de los mojitos, las banderolas, las letras luminosas… No nos podemos quejar de las personas que tenemos al lado, cada uno puso su granito de arena y salió todo genial.

Momentos emocionantes hubo muchos, me llegó al corazón las palabras que nos dedicó Aida, una de mis damas de honor y mi mejor amiga (llevamos juntas desde los 6 años!), durante la ceremonia. El speak improvisado de mi prima Júlia, también me emocionó, porque se que ella estaba muy emocionada en ese momento. También cuando mi cuñado vino a traerme el ramo y recitarme un verso, pobre, estaba super nervioso y emocionado, no podía parar de llorar. Mi tío nos regaló un espectáculo ecuestre durante el aperitivo, le dio un toque muy original y no puedo estar mas agradecida!

Un momento muy especial para mi fue ver la cara de mis hermanas cuando les di el ramo! Norma captó ese momento con una foto espectacular, que realmente transmite los sentimientos de eso momento, ver esa foto me emociona en sobremanera! Todo fue rodado, sin ningún percance, los niños jugando en la tierra de las pistas, la gente hablando, disfrutando de la cena, de la música, del momento! Y nosotros encantados, contentos, emocionados, cómodos y muy muy felices.

El baile fue también muy emotivo. Nuestras canciones eran muy moviditas y la verdad es que queríamos que nuestro primer baile fuera romántico. Así que le dimos mil vueltas a la canciones y nos decidimos por “When I was your man” de Bruno Mars. Pero decidí hacerle una sorpresita a Alex, pues a la hora de empezar el baile, micro en mano, le dediqué unas palabras a mi ya marido y le regalé una canción, para que fuera nuestra nueva canción: “All of me” de John Legend.

Nos volveríamos a casar una y otra vez!!”

NormaGrau (70)NormaGrau (73)NormaGrau (69)NormaGrau (71)NormaGrau (72)NormaGrau (74)NormaGrau (75)NormaGrau (76)NormaGrau (1)NormaGrau (10) NormaGrau (11)NormaGrau (68) NormaGrau (12) NormaGrau (13) NormaGrau (14) NormaGrau (15) NormaGrau (16) NormaGrau (17) NormaGrau (18) NormaGrau (19) NormaGrau (20) NormaGrau (21) NormaGrau (22) NormaGrau (23) NormaGrau (24) NormaGrau (25) NormaGrau (26) NormaGrau (27) NormaGrau (28) NormaGrau (29) NormaGrau (30) NormaGrau (31) NormaGrau (32) NormaGrau (33) NormaGrau (34) NormaGrau (35) NormaGrau (36) NormaGrau (37) NormaGrau (38) NormaGrau (39) NormaGrau (40) NormaGrau (41) NormaGrau (42) NormaGrau (43) NormaGrau (44) NormaGrau (45) NormaGrau (46) NormaGrau (47) NormaGrau (48) NormaGrau (49) NormaGrau (50) NormaGrau (51) NormaGrau (52) NormaGrau (53) NormaGrau (54) NormaGrau (55) NormaGrau (56) NormaGrau (57) NormaGrau (58) NormaGrau (59) NormaGrau (60) NormaGrau (61) NormaGrau (62) NormaGrau (63) NormaGrau (64) NormaGrau (65) NormaGrau (66)

Gracias por compartir vuestra preciosa historia con nosotr@s y felicidades por esta boda tan original y emotiva!

Felicidades a todos los proveedores que la hicieron posible! Muy original!

//Laura


Fotografía: Norma Grau

Lugar del Banquete y ceremonia: Ca´n Alzina Barcelona-Horses

Anillos: Joyeria Weyler, en Palma de Mallorca.

Vestido Ceremonia: Etxart Panno

Vestido Convite: Verónica Miranda

Zapatos: Zara

Maquillaje, peluquería: Alba de MAC sabadell y Llucia de Ll. Martin’s.

Catering + Decoración floral: 21 de Marzo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: