Bodas | Bodas Reales

Rocio y David una #bodaenobras

13 Abril, 2015

Arquitectura: del latín architectūra, architectūrae, a su vez del griego antiguo ἀρχιτέκτων (architéctōn, “arquitecto o constructor jefe“), compuesto de ἀρχός (archós) (“jefe”, “guía”) y τέκτων (téctōn, “constructor“).

Pues lo que sucede cuando dos arquitectos se enamoran y deciden casarse lo enseñamos hoy en el blog. Rocío y David, dos arquitectos españoles nos cuentan su boda y tengo el placer de mostrar una verdadera #bodaenobras creada por dos mentes muy muy originales y por un elenco de proveedores chapeau! 

Felicidades por una boda tan vuestra y original y gracias por compartirla con nosotras!

Rocío nos cuenta: “Tanto David como yo, buscábamos una boda personal. En la que realmente nos sintiéramos cómodos tanto nosotros como los invitados, que no tuvieran duda de que estaban en nuestra boda y no en cualquier otra. Para nosotros era importante que ese día fuera especial para todos y sorprenderles, bueno, sorprendernos todos juntos. La idea era trasmitir a la gente lo mucho que nos gustaba que  todos estuvieran allí ofreciéndoles lo mejor de nosotros mismos, así que pensamos que no había mejor tema que una boda en obras, ya que los dos somos arquitectos. Nuestra profesión jugó un papel muy importante en nuestra relación, de hecho, fue en una fiesta del Colegio de Arquitectos de Madrid donde empezó nuestra historia.

En realidad, aunque era una boda en obras, estaba cargada de sentimientos. Decidimos realizar la boda en una parcela que tenemos en la que pensamos construir una casita el día de mañana para pasar los fines de semana en familia, ya que las parcelas colindantes pertenecen a mis padres y a mi hermana.  Todo empezó a coger forma y a “construirse la idea” de lo que resultó ser un día redondo. La empresa para la que colaboro como arquitecta ABS – American Building System se encargó de construir y montar la carpa de la ceremonia y del banquete, así como la pista de baile en la parcela. Fue un éxito.

Durante la boda, me sentía absolutamente feliz. Tenía a las personas que quería a mi lado, la boda que quería y la dosis perfecta de emoción y diversión que quería. Fue una boda a nuestra medida y el hecho de que fuera un entorno y una decoración que me era tan familiar nos hizo sentirnos cómodos en nuestra boda. Estoy segura de que muchas parejas se ponen más nerviosos al encontrarse en un entorno tan distinto: flores, trajes raros que nunca te acostumbras a llevar, horarios y prisas en todo… eso puede hacerte sentir muy incómodo y no disfrutar del momento. Nosotros nos sentimos super orgullosos de poder decir: “disfrutamos de nuestra boda y realmente nos dio tiempo a estar con todo el mundo y disfrutar de todo y de todos”. 

También es importante destacar que estamos seguros de que la boda no podría haber sido como fue si no llega a ser por nuestras wedding planner: Mangata Eventos. Tener un apoyo tan profesional y personal de estas chicas, que saben perfectamente lo que buscas en cada momento y cómo hacerte disfrutar y desconectar en tu propia boda en un lujo. Un lujo de equipo.

Algunos detalles estaban cargados de guiños a nuestra profesión, por ejemplo, la ceremonia la “oficiaron” unos amigos que consiguieron personalizar todo… desde un acto que tenía mucha relación con el “acto de la puesta de primera piedra” – típica en la inauguración de las obras de edificios – hasta la música de la ceremonia que fue elegida por nosotros e interpretada improvisadamente por el grupo de jazz que amenizaba la velada. Puedo decirte que la gente rió, lloró y se sorprendió por igual. Tomamos las cosas que realmente nos apetecían de la ceremonia habitual: los anillos, el arroz… y prescindimos de todo aquello con lo que no nos identificábamos: sermones largos e impersonales, tono serio y lejano… Fue una boda construida a nuestra medida. 

En la misma carpa donde se montó la ceremonia, después se montó el coctel, de la mano de Mentidero de la Villa que fue un éxito, las mesas y banquetas altas se distribuían por una carpa adornada con largas bandas de tela blanca, bombillas colgantes y centros de mesa con flores silvestres. Esta decoración, al anochecer, creó un ambiente muy bonito y la distribución tan desenfadada hizo que nos pudiéramos mover libremente por la carpa y estar con todo el mundo. Los regalos para los invitados eran unas casitas transparentes en forma de hucha que dentro tenían ladrillos de dulce y un mensaje personalizado para cada invitado escrito a mano por nosotros… a la gente le encantó. 

Tuvimos la boda en obras que deseábamos, que nos representaba como pareja y que sorprendió a nuestros amigos y familiares. 

Espero que esta boda os guste tanto como a mi y disfrutéis de las maravillosas fotos de Javier Mariscal Ariza!

Lo que dice su Wedding Planner Annabella, de Mangata Eventos: “Desde el comienzo supimos que esta no sería una boda cualquiera. La confianza que Rocio y David depositaron en nosotras para concebir el concepto de la “boda en obras” nos demostró que eran una pareja fuera de serie dispuesta a construir algo realmente diferente. Fueron meses de mucho trabajo pero también de muchas risas y grandes momentos. Los días de montaje fueron muy especiales porque tuvimos la oportunidad de conocer a fondo a las familias de los novios que se volcaron con nosotras para asegurarse que no nos faltara nada en ningún momento. Estamos muy orgullosas de haber diseñado y coordinado esta boda, y siempre agradeceremos a Rocio y David habernos permitido formar parte de este día tan especial.”

Una perfecta #bodaenobras ! Rocio y David, vuestras fotos son preciosas! Vuestras sonrisas muestran una historia construida con mucho amor y sentido del humor.
Felicidades!
Laura

Vestido novia: De su madre – Retocado por Sonia Tolosa Latour.
Flores: Floristería Roncero
Wedding Planner: Mangata Eventos.
Carpa y pista de baile: ABS – American Building System
Sonido: Sonoriza
Música Jazz en directo: Jazzintos
Candy Bar: La Repostería

A %d blogueros les gusta esto: